Blog masónico de Ricardo E. Polo

viernes, 12 de marzo de 2010

Las Pirámides y el Templo de Salomón -


Trazado de divulgación, con datos recopilados por el V:. H:. Ricardo E. Polo : .

Sin pretender que el contenido de este trazado constituya una versión aceptada, no podemos menos que interesarnos sobre los aspectos relacionados con las medidas astronómicas, piramidales y hasta las de los signos zodiacales, que se suman al misterio de la construcción del Templo de Salomón, por el no menos enigmático Hiram Abif e Hiram, el rey de Tiro.

Según la leyenda, cuando Salomón comenzó la edificación del Templo, halló la medida con la que debía construirlo, y se dice que colocando el nombre de Jehová en la boca o abertura del hoyo que se hizo al principiar los cimientos; y también se menciona, que colocando este nombre en el "agujero del tapón de un tonel." Esto, lo sostiene la tradición Cabalística, cuya referencia podemos hallarla en el Succoth, que así lo refiere.


Hoy sabemos que la abertura redonda y el agujero del tapón eran círculo.


Porque era costumbre de los israelitas convertir las medidas circulares y esféricas en sus equivalencias, en medidas cuadradas y cúbicas. Y tal como lo sostienen analistas del tema, “cosa que demostrará que éste, o uno de los valores del nombre Jehová, era el del diámetro del círculo; el cual significa especialmente la unidad de medida de la línea recta, o de la superficie cuadrada, o también del cubo sólido, que tienen un valor puramente circular”.


Tal es la definición de la idea arquitectónica de construcción, que suponemos establecida por la tradición, y trasmitida en tal forma en el Succoth.

El siguiente orden permite determinar las constancias de la descripción de las medidas del templo:


1 Proceden del Libro de los Reyes.

2 Provienen de la descripción del Tabernáculo; por la razón de que era perfecto en todas sus proporciones y Salomón no podía hacer otra cosa sino reproducirlo, pues de otra manera él podría haber variado el estilo de arquitectura.

3 Tomado del Libro de las Crónicas, aunque no del todo auténtico, por ser más bien el targo, o paráfrasis de los Reyes; y además,

4 de Josephus.

Detalles de la Descripción

Sabemos que la entrada del Templo daba frente al Oriente. Y el Santo de los Santos se hallaba en el extremo Occidental. Podemos hallar esta referencia o descripción del plano fundamental en el Libro No. 1 de los Reyes 6, donde se menciona concisa, llana y específicamente. Además, sabemos que este plano fundamental posee tres partes separadas que son:


1 El recinto, "Bayith."

2 El Templo, o bóveda descubierta del firmamento que se halla delante o dando frente a la entrada del recinto, "Hecal."

3 El pórtico en el frente, o entrada del templo, "Olaum."

Mencionemos que el versículo 2, dice: "Y el templo que construyó el Rey Salomón para el Señor (Jehová), cuya longitud era de 60 codos, anchura del mismo 20, y de altura 30 codos." Luego, el versículo 3, dice: "Y el pórtico delante de la entrada o puerta del templo del recinto era de 20 codos y era la longitud del frente o anchura del recinto (o entrada) y 10 codos era la anchura de la puerta." Finalmente, el Versículo 17, sostiene que: "El recinto tenía 40 codos, es decir, hua, el templo, en su frente (o entrada.)"

Así podemos deducir que el recinto, bayith, tenía 60 codos; el Templo, hecal, 40 codos; y la longitud del pórtico, olaum, 20 codos, comunicados en la misma longitud entre sí, porque el plano fundamental se compone de un total de 120 codos.

No cabe duda que esto significa que proporciona o comprende, dentro del recinto, el espacio o longitud del tabernáculo y patio interior, que miden, en conjunto, 100 codos. Con relación al Pórtico, Olano, ubicado en el frente del Templo, el versículo 4, del capítulo 3, del Libro II de las Crónicas, se refiere a ello de esta manera: "Y el pórtico que se hallaba en el frente, su longitud era de acuerdo (o conforme a) con el ancho del recinto, y la altura era de ciento veinte (120) codos, superficie que cubrió él con oro puro."

El Santo de los Santos, ya sabemos que forrado de oro, se encontraba al final o extremo de la longitud de 120 codos. También la base del Pórtico, que forma aquí el principio de la altura de 120 codos, tenía idénticas dimensiones que la longitud y la mitad del ancho del sitio sagrado, estaba también forrado de oro, quedando demostrada la relación que estos recintos (forrados con oro) tenían con la distancia de los 120 codos.

Acudiendo a la cuarta refencia, sabemos que según Josephus, sobre el recinto había un edificio levantado, que era de la misma altura (30x2=60) que duplicada, resuelve un total de 120 pies de altura.

Hecai, que así se denominaba la parte que separaba al templo y que lo distinguía del recinto, bayith, no se especifica con claridad por los cabalistas. Sin embargo, se menciona simplemente que la entrada del recinto al abrirse, permitía comunicarse con la parte del Templo, y a su vez, la entrada de la parte de Templo permitía comunicarse con la del Pórtico.

Tal vez haya sido un patio intermediario idéntico al patio de 60 codos que se hallaba frente a la estructura del tabernáculo, no habiendo diferencia en la suma de las longitudes, que en todo caso eran, 40+60=100 codos, constituyendo el patio, en el primer caso, de 40 codos y en el segundo, de 60 codos de largo.

Aquí podemos formularnos una interesante pregunta. ¿Era el Templo por igual, un patio que daba vista a la bóveda descubierta de los cielos, y circundado por otros recintos? ¿Y en tal caso, qué se hizo del altar de incienso? ¿Y de la de la mesa para el pan de proposición? ¿Y del candil de oro? Suponemos que estos objetos fueron ubicados en el sitio más santo, delante del velo, tal como existen en el tabernáculo.

Deducimos entonces que la única modificación del arreglo realizado con posterioridad, supone haber sido sencillamente la colocación del vaso de bronce que se ubica en el ángulo nordeste del recinto del Templo. Que como ya sabemos, constituye la parte del patio ubicado frente al Tabernáculo. Este se hallaba bajo techo o sea el gran altar de bronce, que se ubica delante del recinto, en la parte interior del Templo.

Tal cosa es mencionada en el Libro II de los Reyes 16, 14, y luego se repite en el Libro I de los Reyes 8, 64. Y es natural, porque no podría ubicarse dentro del recinto, ya que no existía lugar en su derredor. El hecho de que se hallara éste delante del recinto, quiere decir que la distancia que hay entre el recinto y el pórtico, se considera como parte del templo. En el Libro No. I de los Reyes 6, existe constancia de que había dos columnas, Jachin, de la que sostiene Josephus, que se hallaba en el costado Sur, y Boaz, que se encontraba en el lado Norte de la entrada del pórtico. Cada una de ellas media 18 codos de altura, su espesor de 12 codos y en conjunto 36 codos de 1/10 de 360°.

El Santo de los Santos

Este consistía en un cubo de 20x20x20 codos, hallándose ubicado en el extremo occidental del templo, bayith. Constituye un hecho significativo, digno de específicos estudios, mencionar que cinco colores mezclados entre si, eran los que lo adornaban. Asimismo, el Santo de los Santos se hallaba construido en color blanco, (el color del éter), según lo consigna Josephus. También sostuvo que se hallaba cubierto de cedro rojo y forrado con oro amarillo.

Digno de mencionarse por sus implicancias esotéricas, Josephus indica que en su interior no penetraba la luz, hallándose en completa oscuridad. Dice también que era el lugar más conveniente para el Arca de la alianza (unificación de los dos principios opuestos.)

El significado de los mencionados colores típicos, se supone que significan: el rojo, la tierra; el de oro, el del sol en general, el sol deslumbrante del verano, contrastando con el del sol bronceado del invierno; el blanco, color de la plata o el plateado de la luna y el negro, el de la noche, de las profundidades, del nadir.

Los colores
Podemos deducir de tales interpretaciones sobre la relación del Templo con los colores, que parecen indicar las medidas del tiempo y del orbe; el lugar donde se encuentran esas medidas terrestres, o donde se originan; o tal como se encuentran en las profundidades o el centro de una masa informe, como si en la oscuridad pudiésemos hallar un punto de apoyo o el principio de la construcción, pero como si colocásemos una pirámide en la esfera.

Respecto a su volumen cúbico, el Santo de los Santos se dividía por la colocación de los querubines. Aunque pareciera no existir significado especial para esta palabra, adaptada para un lugar semejante. Determinarla como, Hombre, ángel, querubín, no son realmente convenientes para lo que el término pretenden significar generalmente, aunque tal vez sean las más aptas según la costumbre.

Los Querubines

Querubín es una palabra que deriva de Carab, cuyo significado es mas o menos prensil, coger o asir con fuerza, o entre las garras; como sustantivo significa un ave feroz (un grifo o águila), teniendo en cuenta su condición de aprisionar o tomar alguna cosa entre sus garras. En idioma inglés, es la palabra cangrejo, animal que agarra con sus tenazas circulares; también la palabra prender, cuyo significado podemos trasladarlo a tomar algo con los dedos.

Curiosamente, podemos observar los signos del Zodíaco correspondientes a Junio y a Octubre, donde los vemos semejantes uno de ellos al escorpión, y el otro idéntico al cangrejo. Y como sumatoria de tales coincidencias, constituye un hecho cierto el que en el zodíaco, ambos signos corresponden con similitud a lo explicado, ya que se extienden abarcando los dos cubos que representan el cuadrante del año entre cáncer y escorpión, exactamente en la forma en que los querubines cubren y protegen la alianza o unión de las dos mitades del arca.

Querubín es una palabra utilizada para referirse al Jardín del Edén, sitio que ampara la senda que conduce al árbol de la vida, ubicado en el centro del espacio, lugar de la alianza o de la unidad. También y con ese sentido, podemos pensarlo como los ganchos que impiden el abrir el sistro.

Otra interpretación de la palabra podemos dársela teniendo en cuenta que mide la mitad del espacio que comprende el arca de la alianza; y el mismo uso se le da, porque mide la mitad del espacio mayor de 10 codos. Pero según refieren los cabalistas, el verdadero valor de ella esta dado en su valor numérico, que es Caph=20, Resh=200, Beth=2, o el total de 222.


La Cámara del Rey en la Pirámide

Interpretándolo como cubo de 20, el Santo de los Santos era exactamente 1/4 del cubo formando el espacio en el que se encuentra la Cámara del rey dentro de la pirámide. También se interpreta como el cubo completo de la longitud de la Cámara del rey.

Por ser emblemáticamente curiosa esta situación, mencionar este detalle nuevamente, se justifica plenamente, pues sobre este aspecto se hace referencia en todas partes

El cubo, unidad absoluta primitiva, fue empleado por contener todo el material y toda la vida dentro de sí mismo. Esta medida constituyó el elemento positivo y negativo, o el macho-hembra. Por eso, en oportunidad de la desintegración del uno en el dos, fueron separados siendo sus existencias opuestas, símil al macho y la hembra, pues cada una de ellas debía ser uno perfecto, también en su construcción especial.

Así para formar el uno perfecto, el cual combinará tales relaciones opuestas, debían utilizarse juntos, requiriendo esto exactamente ocho de los cubos menores, viz, 4 machos y 4 hembras, unidos para formar el número superior.

El cubo mayor de tal unión, es el espacio donde se halla la cámara del rey y la cámara del rey, por su longitud de 20 codos, era la octava parte del cubo completo, y de él mismo, era, respecto de su longitud, un oblongo de dos cubos, o, en sí mismo el macho-hembra.

La división establecida por ambos querubines que la separan en dos mitades, poseen la particularidad de contener, aproximadamente, las proporciones de la cámara del rey. Sin embargo el Arca, aunque similar a un diminuto sólido rectangular u oblongo, (ubicada en el Santo de los Santos), con relación al cofre que se encuentra en la cámara del rey, era proporcionadamente diferentemente, por indicar una diferencia de uso en la medida.

Y es dable afirmar que en cuanto a los colores, el blanco, el rojo, así como el negro, respecto de todos los colores que existen en el Templo, corresponden con idéntica semejanza a los de la pirámide, con excepción del color de oro. (Es dable pensar que posiblemente esa excepción, no haya sido notada en los días de su uso práctico.)

Según fuera consignado en un tratado sobre este aspecto de las similitudes del uso de medidas entre el Templo y las Pirámides, cabe mencionar que el Arca, era de 2 1/2 codos de longitud, o sean 51.53 pulgadas, o, numéricamente, el área del círculo inscrito en el cuadrado de 6561.

Tal altura agregada a su anchura es igual a 3 codos, o sea 5.153 pies; mostrando una cosa tan ingeniosa, que podía reducirse de nuevo a los elementos y a todas las dimensiones del templo de donde procedía y esto no podía verificarse por la posibilidad, sino por la intervención de dos clases de dimensiones, siendo estas, respectivamente, el pie y la pulgada Inglesa.

El uso de los Querubines no cabe duda que parece confirmar la misma identidad de relaciones del templo con las de la pirámide. Los Querubines tenían 10 codos de altura y por su intermedio quedaba señalada la división del Santo de los Santos, en medidas de 10 codos.

Desarrollándose algunos cálculos sobre la pirámide, podemos establecer que: 5153x8=41224 pulgadas, es la circunferencia de la base de la pirámide colocada en la esfera; 5153x2=20612; 17.16555 pies, o sean 10 codos.

Además, 17.17666x4 dividido por 3 elevado a la segunda potencia, =3053 pies, o sean 36643.55 pulgadas, es decir, la circunferencia de la base de la pirámide; ya que el % de esta circunferencia es equivalente a 381.7037-l-pies, o, sean 222.-222-I-codos.

Podemos comprender así que con el uso del valor de los 10 codos se desarrolla la 1/2 de la base lateral de la Gran Pirámide en la medida de 222 codos. Notemos también que en la disposición del Santo de los Santos, el Arca contiene las dimensiones originales, hallándose colocada en un espacio de 10 codos. La medida de 10 codos en la división, podemos verificarla por el uso de la palabra hebrea querub, cuyo valor numérico es 222.

Sostienen los Cabalistas que la significación relacionada con estas cifras de 444.444, es suma importancia y profunda utilidad, por constituir la longitud de los lados de la pirámide en su base.

Tengamos en cuenta que los cuatro lados de la pirámide hacen un total de 1777.777 codos. Resultando entonces que se construyese según los elementos de Parker, que son, 20612x 4 a la 2 sobre 3 a la 2= 36643+ o sea el valor que corresponde a la circunferencia, y 6,561 x 42=11664, el valor del diámetro. o sea la altura.

La base de la fundación de la pirámide

Ha quedado establecido que 11664 dividido entre 6,561= 1777.77; o numéricamente, corresponde a este mismo valor piramidal de la base. Tal resultado es posible obtenerlo con el factor empleado, que es común en ambas cantidades.

Queda así establecida la demostración que comprende los factores del pie cuadrado inglés, supuesto que 16x9=144. Por lo tanto, el empleo inverso de esta misma, o sea 16 dividido por 9=1777.777-[-, demuestra que estos números factores, por medio de una aplicación diferente, fueron la base de la fundación de la pirámide y de las obras o construcciones de los templos.

No cabe duda que con el conocimiento de tales medidas, era posible comprender las escalas de dimensiones y su empleo, tal como se ha aplicado a los elementos geométricos. Por lo demás todos los sistemas de medida –Hindú, Egipcio, Hebreo y Británico—al estar relacionados entre sí, constituyen en realidad un solo sistema.

Asombrémonos diciendo que al igual que en el Santo de los Santos, se hallaban dentro del templo, así como en su Arca, y además, tenemos señales absolutas del empleo de las medidas piramidales, solo que bajo otra designación de arquitectura. ¿De no haber sido mediante un empleo similar y coincidente de medidas, podría acaso existir semejante coincidencia de dimensiones?

El Arca

Según la tradición bíblica, el Arca era el sitio donde se hallaba Jehová, circunstancia que EL mismo determina y especificándolo mediante la unión de los cubos del Arca, protegidos por los querubines y en medio de los cuales se encontraba.

¿Cuáles la significación numérica que esencialmente podría tener? ¿Cuál es la razón por la que concordaba con aquellas propiedades que determinan las dimensiones?

La respuesta podemos asirla en que se trataba de la unidad perfecta, o 1--0, es decir, la rectitud, única de la denominación del círculo perfecto, O--viz., 20612 reducido de una manera uniforme y por escala, hasta su más ínfima dimensión, imposible de percibir por la mirada, ni concebirse por los sentidos, y que sin embargo, es perfecta.

Los hechos cabalísticos relacionados con la descripción del Templo

Perfectamente manifiestos, eran los rasgos distintivos, específicamente astronómicos que se observan en el Templo. Su entrada se hallaba orientada hacia el Sol naciente, o equinoccio vernal. En el occidente en el interior del edificio, se hallaba el Santo de los Santos con dirección al sol poniente, o equinoccio otoñal. Dando frente a los cuatro vientos, o sean N., E., S., se hallaba el magnífico cuadrangular. La fuente de oro ostentaba en sus bordes un buey, el Querubín, o sea el hombre, y el león.

Tres de las Estaciones de la naturaleza se hallaban simbolizadas por el león, que era el signo del verano; el hombre el del invierno y el buey de la primavera. La cuarta estación, que se omitía, era simbolizada por el signo del otoño o Daniel, considerada como el gusano destructor que todo lo devora, y lo que jamás perece, es decir, el escorpión.

El escorpión posee un sin igual paralelo arquitectónico. Recordemos que Nork menciona en un relato, que el templo de Nuestra Señora (Notre Dame) que se levanta en París, fue en tiempos remotos un templo a la diosa Isis, o el signo Virgo. En aquel templo, según refiere el autor, se hallaba esculpido el zodíaco con sus signos; que el signo de Virgo (lsis) se omitía, debido a que todo el templo estaba dedicado a ella.

Significativamente existe similitud respecto del Templo. Tengamos en cuenta que la consagración de todo el culto religiosos de los israelitas, se hallaba determinada en el signo Daniel, o Escorpión, porque allí es el sitio al que se alude, cuando dice: "He esperado tu salvación, ¡Oh! Señor (Jehovah.)"

Cabe mencionar que los dos cuadros de zodíaco que representan los dos cuartos, o cuadrantes, del año, son considerados el uno dominado por Leo, (el león), próximo al solsticio del verano, y después descendiendo hacia el occidente, alcanzando el segundo cuadrante, se extiende hacia el solsticio de invierno, ya dominado por Daniel, el escorpión, que continúa a la entrada.

Según lo mencionan los cabalistas, ese cuadro superior, o cubo, “resplandece cual si fuese de oro, es el principio generador, y el de color negro, las entrañas, o la parte bronceada. Ahora podrá verse que Salomón, hijo de David, de la tribu de Judá, cuyo signo era el león, hizo todo de oro. Sólo que Hiram construyó el vaso de oro y toda la obra de bronce".

Pero, he aquí un interesante interrogante: ¿Quién fué Hiram, el hijo de la viuda, mujer de negra u obscurecida estirpe, de la tribu de Daniel, cuyo signo era el Escorpión? Hoy sabemos que él construyó la obra correspondiente a su parte del zodíaco, es decir, el lugar del Tifón, del invierno, de la oscuridad, de la mujer, etc. Y por ello se representa aquí la mitad occidental, y las estaciones de verano e invierno de la esfera celeste, en forma de cuadrados o cubos.

Al principio del Capítulo 6to. del Libro de los Reyes N° I, se dice algo muy singular en lo que allí se refiere: el texto señala que "Lo cual aconteció, en el año cuatrocientos ochenta después de que los hijos de Israel salieron de la tierra de Egipto, en el cuarto año del reinado de Salomón en el pueblo de Israel, en el mes Zif, que es el segundo mes, cuando él dio principio a la construcción de la casa del Señor, (Jehová)” Porque la fecha cronológica que allí se indica ha sido una gran contrariedad y un obstáculo para los comentadores ya que se considera como una fecha tomada equivocadamente.

Pero he aquí que posteriores estudios y deducciones realizadas con amplitud de criterio y curiosidad histórico-bíblica, hacen pensar que se trata de una determinación bastante perfecta, del significado de la estructura que se determinó edificar, suponiendo que 480 + 4 + 2=486, cantidad que en pies, tal como resulta de 6561x16-9=11664 pulgadas, “que era la altura de la gran pirámide, o determinación de ésta con relación al sol, de cuyas obras interiores se copió tal como existían dentro del templo, que es la forma en que se haya indicado."

1 comentario:

  1. Ricardo: Emocionado con tu trabajo y tus colaboradores, se que han invertido muchos anos de estudio, Eso es la diferencia entre masoneria y otras...
    Para nosotros los eternis aprendices, sera un oasis de sabiduria.

    Felicitaciones hermano.
    Fraternalmente,
    Antonio Carranza

    ResponderEliminar