Blog masónico de Ricardo E. Polo

jueves, 18 de febrero de 2010

Aprendiz Iniciado

Por el V:.H:: Ricardo E. Polo Designado para preparar al candidato a los grados más altos y para las instrucciones de los grados subsecuentes, el primer grado de la Francmasonería en todos los Ritos, es el de Aprendiz Iniciado. En Francés se traduce apprenti; en Español, aprendiz; en Italiano, apprendente; y en Alemán, Lehrling; y significa fundamental en todos en es: uno que aprende. Idéntico que en los pequeños Misterios de las antiguas iniciaciones, en la Masonería es el grado preliminar. Por consiguiente no representa información histórica de fundamental, pero si complementando las lecturas con instrucciones sobre la estructura interna de la Orden. Los Aprendices no parecen haber sido considerados como parte integrante de la confraternidad de los Masones Libres y Aceptados, a fines del siglo diecisiete. Pero se mencionan en las Viejas Constituciones de los siglos quince, dieciséis y diecisiete. En tales datos se citan solo a Maestros y Compañeros, que constituían el Gremio y cuyas distinciones se referían fundamentalmente a la posición y no a la distinción del grado. Cabe mencionar que el Manuscrito de Sloane, No. 3329, que se supone fuera escrito a fines del siglo diecisiete, menciona una perfecta y legítima Logia que se compone de iedos Interaprendices, dos Compañeros del Gremio y dos Maestrosls, lo que indica que en ese tiempo el Aprendiz había sido sublimado, para ser reconocido su rango en la Fraternidad. También existe un Manuscrito que firma Rudyard Kypling,lo al que Hughan califica de iaConstituciones Manuscritas, No. 4l., datado en 1693, en el que se encuentra otro reconocimiento al que titula iiel Deber del Aprendizli. En uno de sus párrafos se menciona que, iudeberá guardar reserva de todo lo que se hable en la Logia o cámara por los Masones, Compañeros, o Francmasones. lo Tal mención quiere significar que tales Aprendices eran admitidos a una comunicación íntima con los miembros del Gremio. No obstante estas especificaciones, hay coincidencia en afirmar que la inmensa mayoría de los manuscritos hasta 1704, evidencian que solo iolos Maestros y Compañeros eran admitidos en la Asamblea. Cuando la Masonería era por acción un arte activo, existía un solo grado en el sentido moderno de la palabra y durante todo ese tiempo. A comienzos del siglo dieciocho, (puede que antes también), surge que debíase haber permitido a los Aprendices la posesión de éste grado. Porque después del renacimiento de 1717, los Aprendices Iniciados constituyan la mayoría importante del Gremio. Estos eran iniciados solo en las Logias, y los grados de Compañeros de Gremio y Maestro Masón, eran conferidos por la Gran Logia. Sin embargo, podemos afirmar que no se trata de una conjetura. Aprobado en 1721, el decimotercero de los Reglamentos Generales, especifica que; iuLos Aprendices pueden ser Maestros admitidos y Compañeros de Gremio, únicamente en las Grandes Logias, a menos que exista una dispensaciónl.. Habiendo dado éste un resultado no previsto, el 22 de Noviembre de 1725 la Gran Logia, rechazó el artículo, y decretó que el Maestro de una Logia con sus Guardianes y un número competente de miembros de la Logia, podían ser Maestros y Compañeros a discreción, si estuviesen constituidos en debida forma. Cabe señalar que los que ejercían una poderosa influencia en la legislación de la Orden, eran en esa época la masa de la Fraternidad compuesta por los Aprendices; No obstante no poder representar su Logia en las Comunicaciones Trimestrales de la Gran Logia Œya que solo podían ser despojados del cargo por un Maestro o CompañeroŠ se les permitia estar presentes en lal gran renión. Por otra parte, ningún Reglamento General podía modificarse o rechazarse sin su consentimiento. También tiene relevancia destacar que en todos los asuntos de sus Logias particulares, tomaban parte de una manera significativa, ya que se reunía un corto número de Masones o Compañeros en la Logia, a causa de la dificultad que existía para obtener el grado, solo verificado únicamente en las Comunicaciones Trimestrales de la Gran Logia. Destaquemos que tan pronto como las Logias subordinadas fueron investidas con el poder de conferir todos los grados, los Maestros empezaron enseguida a aumentar su número y su influencia relativa. Hoy por hoy, la magnitud de la Fraternidad consta de Maestros Masones en gran parte y la legislación de la Orden se ejecuta por ellos exclusivamente. Tenemos que advertir que los Aprendices Iniciados y Compañeros de Gremio se han hundido en una oscuridad comparativa, y sus grados han sido considerados únicamente como preparatorios previos al grado de Maestro. Teniendo en cuenta los rituales de los principios del siglo pasado, el Aprendiz Iniciado Menor se ubicaba en el Norte, y su deber era impedir la entrada a todos los cobardes y escuchas. También existía el Aprenda Iniciado Superior, y ambas denominaciones se dice que se ocupaban de lo mismo y serían las posiciones ocupadas actualmente por el Primer y Segundo Diácono. El Iniciado Aprendiz Mayor o Primer Aprendiz Iniciado, en los rituales de principio del siglo pasado (primeros y segundos Aprendices Iniciados) ocupaban el puesto de los Diáconos, cargos por entonces desconocidos. El primer Aprendiz Iniciado se situaba en el sur, siendo su deber "recibir y ejecutar instrucciones, y atender a la recepción de los Hermanos extraños". Comentario: Como advertirán los Q.´.H.´. Aprendices, la importancia de este grado es significativa y trascendente. Mas allá de los usos y costumbres actuales, muchas veces desvirtuadas a consecuencia de una escasa instrucción atribuible tal vez a la ligereza de los tiempos que vivimos, existe la necesidad de sublimar el primer grado por encima de la emotividad que trasciende luego de la iniciación. Tengamos en cuenta que el Iniciado acusa el impacto emocional de la ceremonia que se fija en él, motivándolo a expresar con reiteración tan encontrado sentimiento. Constituye un error, a mi entender, sacralizarlo, por cuanto existe la necesidad imperiosa de que el símbolismo de la cubicación de la piedra bruta, sea una constante formativa a través de la investigación y el afianzamiento del conocimiento masónico. No niego, por otra parte, la trascendencia de lo emocional. Pero se advierte en los numerosos trazados que se presentan y en muchos casos que se les exige a los iniciados, una obrevaloración de ese aspecto. Todos sabemos que nuestro tiempo (y tal vez remontándonos a unas seis décadas) se han, morigerado las costumbres y los usos. Eso ha traído como consecuencia una exagerada rapidez en aumentar los salarios por una parte y lanzarse a su búsqueda por otra, sin que se hayan aquilatado los valores, virtudes y perfeccionamiento necesarios para evitar que a la larga, debamos sentir el impacto de muchos errores innecesarios. Por tal circunstancia, estimo que los H.´. Aprendices deben tomar conocimiento de que ser obreros de la columna correspondiente no significa inferioridad alguna, sino por el contrario, hallarse en la etapa más significativa de la masonería que avizora retornar a la operatividad que la consagró en el pasado. La Construcción del Templo Interior, es la etapa anterior a la Construcción del Templo a la G.´. del G.´.A.´.D.´.U.´. "Ser bueno es el único modo de ser dichoso, y ser culto es el único modo de ser libre" JOSÉ MARTÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario