Blog masónico de Ricardo E. Polo

martes, 16 de febrero de 2010

Verguenza ajena: realidad argentina

Por Ricardo E. Polo Esta nota fue originalmente escrita en la década de los 90´ cuando se hallaba en el poder –efímero, desgraciado y humillante poder- del “neoliberal disfrazado de peronista” Carlos Menem- y que me atreví a publicarla… pero en una revista marplatense de circulación gratuita… Vergüenza ajena: diario de Argentina Creo que tus palabras reflejan una comprensión de la situación, que expresa el sentimiento de innumerables ciudadanos de Latinoamérica, víctimas de la perversidad de los neoliberales, que inmediatamente después de la caída del muro de Berlín, se las ingeniaron para "pensar" que era el momento de dar cumplimiento a la última etapa del capitalismo salvaje, que es la de la concentración del capital y el imperialismo más desembozado. Lo ocurrido en Argentina tiene dos aspectos o aristas. La primera es la reacción del neoliberalismo a manos del parlamento, que durante 12 horas de reunión en Asamblea, permitió a los argentinos con más de dos dedos de frente, darse cuenta hasta que punto están comprometidos con la continuidad del Modelo que los cobija. Los parlamentarios, políticos al fin, evidenciaron a través de sus discursos que es cierto lo que ellos mismos sostienen, cuando se dicen a sí mismos "La clase política", es decir, una oligarquía política que reemplazó a las oligarquías agropecuarias y patricias de Argentina. El único acierto que tuvieron fue nombrar Presidente de la República a quien han creído un vasallo (me refiero a Menem) que les servirá para paliar la reacción y luego echarlo para quedarse con el resto del Botín. Pero poco a poco, hora tras hora, se advierte que será muy difícil que puedan atar al tigre que han despertado. La segunda arista es la que esos mismos políticos, corruptos, habitantes de "countries" o "gettos" donde se refugian custodiados por un ejército de mercenarios a su servicio, no se han dado cuenta que la reacción Argentina será como la de un reactor nuclear, cuyo principio es la reacción en cadena. El neoliberalismo cometió dos errores garrafales, el primero es haber creído que dominaba totalmente la situación y que podría empobrecer totalmente al pueblo argentino, llevando a cabo la más terrorífica transferencia de capital hacia sus arcas. Y el segundo es haberse jugado a una carta imponderable, que es la que si dominaban a la Argentina y a su pueblo, dominarían totalmente a Latinoamérica y a todos los países emergentes del mundo, incluyendo el sueño casi concretado de la Unión Europea, que ya ha encerrado en sus redes a millones de ciudadanos quitándoles su identidad, acotando sus naciones y lentamente sumiéndolos en esa dicotomía propia del capitalismo salvaje, que es la de crear una mínima clase pudiente y millones de vasallos sometidos hoy no con cadenas, sino con dinero plástico y precarizándole todo lo que ellos son. La apuesta realizada en Argentina ha sido feroz, pero muy torpe. Torpe porque el FMI y los factores del poder financiero apretaron tanto, que finalmente se produjo el estallido. Y ese estallido o cacerolazo les ha hecho tambalear la estantería, ya que estamos a un tris de que lo mismo ocurra en toda Latinoamérica, a poco que la ciudadanía advierta el gran poder que tiene con solo golpear cacerolas y salir a la calle, no temiéndole a las fuerzas de represión. Estas, hambreadas por la precarización de sus sueldos y status (salvo en sus conductores) ha sido adoctrinada para ver "subversivos" en todas partes, sin darse cuenta de la pobreza y miseria a la que también son sometidos. La casta de privilegiados que se vanagloria de sus barbaridades, tiembla hoy -aunque muchos son tan ciegos que no lo advierten todavía- porque si no aciertan en las soluciones que ahora pretenden instaurar para "paliar" la gravedad de la crisis, serán barridos por la indignación de la gente que ha despertado del "sueño neoliberal y la economía de Mercado". Los neoliberales destruyeron ya la economía rusa, la economía de las naciones del Este y están imponiendo la Unión Europea, haciendo lo mismo que querían hacer los bolcheviques: destruir el Estado, destruir la familia y envilecer la moneda. Si examinamos con detenimiento la realidad un tanto deformada por la CNN y otras agencias desinformantes, veremos que tales conceptos han sido aplicados a rajatabla. Y así como Mao Tse Tung uniformó de azul a los Chinos para "igualarlos" en la miseria, los neoliberales han impuesto la ropa Jean para hacer lo mismo con los pueblos occidentales. Los que puedan vestirse con traje, serán los nuevos "servidores públicos" que administraran la miseria y los grandes negociados financieros... Cosas vederes Sancho... Adviertan todos, que los capitales financieros que nos "endeudan" solo invierten en servicios no en la producción. Y es tan perverso el sistema, que nos hacen creer que gozaremos de mas sofisticados servicios como el celular, la cibernética, el dinero plástico, cuando millones de excluidos diariamente conforman las filas de los que ya jamás consumirán nada. De manera que no se entiende como puede aplicarse una pretendida economía de mercado, frente la inexistencia de una sociedad de consumo. La avidez por el dinero fácil, usurario, perversamente imbuido del endeudamiento de las repúblicas, alimentado incluso con el propio dinero enajenado al erario público, sea por las AFJP, ls privatizaciones, los gerenciamientos en la salud y en algunos países incluso privatizando la seguridad, u otras maneras de apropiarse del capital social, nos somete día a día a las espantosa deudas externas que poseen todos los países latinoamericanos, administrados por idénticas clases políticas corruptas y partidocráticas. Pues bien, tiemblan hoy los gestores del neoliberalismo a ultranza y los capataces del Fondo Monetario Internacional, que han allanado el camino de la destrucción de las economías regionales y procurando que toda Latinoamérica elija entre estar sometida a la Unión Económica Europea o alfamoso NAFTA o el ALCA, porque ninguno de los dos bloques quiere ni imagina la posibilidad de una Unión Económica Latinoamericana, a la que bloquean, impiden o corrompen para que no ocurra. Y mientras tanto, los Latinoamericanos seguimos estúpidamente haciéndonos bromas, chistes xenófobos entre brasileños y argentinos, peruanos y chilenos, bolivianos-chilenos y peruanos, colombianos o ecuatorianos o venezolanos etc. sacándonos la piel, sin darnos cuenta de que el incentivo de nuestras respectivas xenofobias, no es otra cosa que la máquina neoliberal que nos precisa, para sus fines, muy separados y muy enemistados. Aunque todos vosotros creáis que todo esto que os digo es pura teoría, tened bien en cuenta que la celda donde murió Francisco de Miranda, ha sido la intención manifiesta de enterrar con su muerte, el sueño de los Estados Unidos Latinoamericanos, suelo y continente donde se encuentran las mayores reservas de TODO cuanto es necesario para ser la más grande potencia del planeta. Así que pensad con detenimiento en el cacerolazo argentino, porque puede ser el comienzo de la liberación sin derramamiento de sangre y sin armas subversivas. A no ser que el último recurso de los usureros, sea mover a las multitudes hacia esa instancia no querida, para justificar la represión..

No hay comentarios:

Publicar un comentario