Blog masónico de Ricardo E. Polo

jueves, 25 de febrero de 2010

El pensamiento filosófico de los antiguos




Por el V:. H:. Ricardo E. Polo


En tiempos en que la frivolidad pareciera separarnos de la racionalidad en el análisis de las cosas cotidianas, debiéramos pensar que nada nuevo hay bajo el sol, pero que ciertas cosas como la ética y la moral, tienen signo de permanencia. Rodolfo Mondolfo (1877-1976) nacido en Senigallia (Ancona) y fallecido en Buenos Aires, llegó a la Argentina en 1944 ocupando cátedras en la Universidad de Córdoba y en la de Tucumán. Procedía de las Universidades de Padua, Turín y Bolonia, cátedras que ocupó hasta 1938.

Ha sido uno de los maestros del conocimiento filosófico de varias generaciones de argentinos y en esta nota intentaremos condensar parte de los conceptos que vertiera en su libro "Breve Historia del pensamiento antiguo", por entender que contribuye de alguna manera a reconciliarnos con ciertas cosas de las que parece no hablarse en estos tiempos.

Aludiendo a Sócrates (469-399 a de C.), Mondolfo recuerda que dijo: "Aquél que se ha formado en el hábito de conocer y evaluar el bien y el mal, en cada caso busca el primero y huye del segundo; nadie peca voluntariamente; toda culpa proviene de la ignorancia, o sea, no es sino error. Y por ello la educación debe tender a iluminar las mentes, purificándolas de los errores, porque cuando los hombres se han hecho conscientes, también se han convertido en virtuosos".

Sócrates solía hablar de la felicidad de los virtuosos. Decía "Hacer el bien es también vivir bien; es intrínseca a las leyes morales una sanción natural, por la cual el bueno y justo es feliz y el malvado o injusto es infeliz. Pero el bueno y el justo, decía, no tienen en cuenta solamente el beneficio y la felicidad propias, sino también el propio perfeccionamiento y el ajeno, y en ello y en la acción desinteresada e inspirada por el amor, encuentran la más alta satisfacción interior y la mayor aproximación a lo divino".

Los conceptos socráticos sobre este tema, se extienden luego cuando afirma que "En cambio, la injusticia representa el mal y la infelicidad mayores, porque no solo convierte en peor (y por ello peligroso al injusto) a quien la recibe, sino más aún porque mancha de la peor manera el alma del que la comete."De allí que para el filósofo griego constituye" ...un mal menor recibir que cometer injusticia; y cometerla, o sea violar las leyes, es faltar a una especie de pacto que todo ciudadano ha contraído con las leyes patrias, de las cuales gozan los beneficios, y por ello se empeña en mantener el respeto y la observancia de ellas."

Platón (428-347 a de C.) a los 20 años era discípulo de Sócrates y consagra su memoria haciéndolo interlocutor de casi todos sus diálogos. Luego de la muerte de su maestro, viaja a Egipto, a Cirene y a la Magna Grecia, donde toma contacto con el pensamiento filosófico de todas ellas. En el 387 funda en Atenas su famosa Academia, donde se dedica a la enseñanza. Sostenía Platón que el alma tiene tres partes y por ende tres virtudes: la racional tiene la sabiduría; La pasional tiene la fortaleza o coraje y la apetitiva posee la temperancia. Pero afirmaba que ninguna de las tres podía realizarse si no existía en el alma la armonía por la cual cada parte cumple su función: es decir, la justicia, virtud por excelencia. Decía, además, que la injusticia es condición de turbación e infelicidad. Y un tanto cándidamente, pero con la profundidad del filósofo, sostenía que "... quien la ha cometido no debe huir sino buscar la pena, porque la expiación es purificación (catarsis) liberación del mal interior”.

Decía también que la función punitiva del Estado tiene investidura ética, pero con un fin constante de elevación moral. “El Estado –sostenía- debe procurar el mayor bien de los ciudadanos; no un bien material, de comodidades y de goces, avidez e injusticia, sino, sobre todo el bien espiritual”.

El idealismo platónico oscila entre dos mundos sin explicar el mundo real, que sin embargo, pesimista, lo concebía como el de la de caída del bien hacia el mal...

No hay comentarios:

Publicar un comentario