Blog masónico de Ricardo E. Polo

martes, 23 de febrero de 2010

¿ Nada nuevo bajo el sol... ?



por el V:. H:. Ricardo E. Polo


Tomás Hobbes (1588/1679) fue un filósofo traductor de Francis Bacon y el que continuó y sistematizó, conforme al método baconiano, una de sus formulaciones. Se trata del "sensualismo", doctrina a la que Hobbes dio forma y carácter filosófico destacando sus consecuencias morales, políticas y religiosas.

La doctrina se sugiere lejana y perdida en el tiempo. Sin embargo, afirmaba que "la única fuente de nuestros conocimientos debe ser la sensación". Curiosamente, el hedonismo reinante en nuestro tiempo, pareciera actualizarla.

Sin entrar en disquisiciones filosóficas, pues este no es el ámbito, podemos hacer una síntesis diciendo que tal doctrina sostenía que "el sensualismo es le doctrina del individualismo y en la acepción más alta de la palabra: la doctrina de la finitud y la contingencia. En la naturaleza no existe, según ella, nada más que cuerpos; en la ciencia palabras y hechos; en la moral actos inspirados por el egoísmo: en la sociedad, individuos desligados de toda obligación para con sus semejantes. Ningún principio ni ley racional unen a los individuos en un cuerpo social: la sociedad es una necesidad impuesta por la perversidad de la naturaleza humana, un medio coercitivo contra las pasiones del hombre; el estado natural es la independencia absoluta del individuo, independencia que lo substrae de toda ley moral y civil, ningún principio puede legítimamente detener el egoísmo, coordinar en la ciencia las palabras, y los hechos bajo una verdad superior, ni dominar los cuerpos en la Naturaleza..." (1)

No hace falta decir que tales proposiciones filosóficas caen bajo el prolijo examen de la razón. Si algo existe en nosotros, creemos que es la unidad del ser espiritual, que contradice al individualismo que la doctrina pretende. Pensamos que "el hombre sacrifica menos a sí mismo que a la justicia, a la generosidad y a la caridad y que existe, en su naturaleza, una constante e irresistible aspiración al bien ". (2)

Advertidos como estamos de que nuevos aires y otros vientos soplan hoy sobre la globalizada humanidad, no podemos menos que sonreír cuando recuerda aquello de que hay  "nada nuevo hay bajo el sol" y que pareciera repetirse la historia.

Frente a la realidad cotidiana, que nos habla de grandes egoísmos; de inmoralidades o amoralidad; de una solidaridad cuya práctica merece más que una reflexión; de abisales diferencias que separan a los hombres, aquella doctrina de Hobbes no nos parece meramente una especulación filosófica.

Por el contrario, pareciera que un hálito enmohecido hubiera incorporado aquellos devaneos del pensa-miento, al individualismo del hombre contemporáneo.

Superando las diferencias entre la solidaridad de Lady Diana Spencer y la de la hermana Teresa de Calcuta, en ambos extremos la sabiduría popular las entroniza como "santas". En ambas puntas generacionales, en la juventud de la primera y la senectud de la segunda, subyace la voluntad de amar al semejante, por encima de aquellas características, y de sus diferentes ámbitos sociales.

Y finalmente, advertir de qué manera las multitudes "santifican" lo que deberá ser, necesariamente, un as- pecto fundamental de la condición humana: la solidaridad.

Sin embargo, si nos despojamos de los juicios previos con los cuales pretendemos ignorar las alevosas desigualdades que se han generado en estos tiempos, deberíamos tener presentes algunas de las "Reflexiones sobre la Justicia" que formularan los Obispos argentinos durante la LXXIII Asamblea Plenaria, que realizaron en Buenos Aires. Entre ellas, que "La dignidad del hombre y la calidad de vida de una Nación están reflejadas en gran medida por el nivel de justicia en que vive cada ciudadano y en la rectitud de su administración por los Poderes del Estado, comenzando por el dictado de leyes justas y su correcta aplicación ". Magnífica coincidencia con el pensamiento masónico.

Estas reflexiones, que no son privativas de los Obispos. Si no que trasuntan la inquietud de una sociedad en crisis, se concretan al señalar que son consecuencia, entre otros factores, "de una situación cultural que dejando de lado a Dios tiene su expresión más negativa en el relativismo..." y señalando su origen último "...en una crisis de valores. Tal como lo expresó Juan Pablo II a los Obispos argentinos el 23 de noviembre de 1989".

Ese conflicto entre lo que es y lo que debe ser, precisamente, encarna la crisis de valores. En el ámbito popular, su sabiduría lo expresa en ese "Cambalache" en el que "se ha mezclado la vida" y en la crónica diaria que los medios difunden, en cuanta denuncia se suma a las corrupciones generalizadas.

No podemos menos que mencionar el punto 4 de "Las reflexiones..." Allí, los Obispos destacan "Esta sensación de querer vivir sin ley, o de poder modificarla para servir a intereses sectoriales facilita la corrupción privada y pública, crea un estado de incredulidad generalizada, de temor frente a los demás, de impotencia y angustia que impide la formación de un espíritu solidario y fraterno. Estas circunstancias ponen en crisis la cohesión de la sociedad." (3)

Aunque nada nuevo haya bajo el sol, no podemos menos que inferir la coincidencia entre tales reflexiones y aquella concepción "sensualista'' e "individualista" que formula la doctrina de Tomás Hobbes.

Aunque "mal de muchos es consuelo de tontos", el ámbito de desigualdad e injusticia no se circunscribe. Hoy es universal. Y precisamente todo el hecho-contexto de esas dos tragedias inmediatas, que han sido la muerte de Lady Spencer y la madre Teresa de Calcuta, muestran claramente, a quien quiera ver, la imperiosa necesidad de cambios profundos, solidarios; de legislaciones que tengan como objetivo al Hombre; de moralizarlo todo en un "aggiornamento" de la visión individualista, hedonista y hasta corrupta que impera, para que la convivencia entre 6.300 millones de seres humanos no ponga en crisis la cohesión de la sociedad contemporánea..."...

2da. parte

En su obra "El elogio de la necedad", más conocida por "El elogio de la locura", Erasmo de Rotterdam, (1467/1536) que fue a fines de la Edad Media uno de los más grandes humanistas de Europa, ironizaba sobre que la Naturaleza, con mucha solicitud, daba al hombre e! aderezo de la necedad,

Ya en aquellos tiempos, la realidad obligaba a los pensadores a tomar las ideas de los más Antiguos. Ya que los filósofos estoicos decían que "...la sabiduría consiste en seguir la razón, y la Necedad, por el contrario, en dejarse llevar por las pasiones" Erasmo decía que Júpiter "...relegó la razón a un pequeño rincón de la cabeza, mientras que llevó el desorden a lo restante del cuerpo, y además le opuso dos como tiranos violentísemos: la ira, que tiene la sede de su imperio en el corazón, fuente de la vida, y la concupiscencia, que extiende su dominio hasta mas abajo de la región abdominal". (4)

Con la insistencia necesaria para dejar en claro que nada es tan nuevo como lo viejo, las coincidencias entre el contexto en el que Erasmo de Rotterdam dice estas cosas y en el que nosotros padecemos, se hace mayor cuando leemos que "Cuanto pueda la razón contra estas dos fuerzas gemelas declárolo suficientemente la conducta ordinaria de los hombres, pues, aunque clama ella indicando el recto camino hasta ponerse ronca y dicte normas de honestidad, las otras se rebelan contra esta pretendida reina y gritan más fuerte que ella, hasta que un día, cansada ya, acaba por ceder y rendirse a ellas." (5)

Aún cuando parezca como buscado en los meandros de la biblioteca, el pensamiento de este humanista medieval no dista mucho de ser actual, no siendo, claro está, por las formas de su prosa. Pero ¿a quién puede extrañar que no lo sea, a poco de echar una mirada alrededor, leer el diario o enfrascarse en la inmediatez del televisor?.

Precisamente esa inmediatez es la que me preocupa. Ocurre, en estos agitados tiempos, que los sucesos se tornan efímeros. Tan inmediato como fluye el conocimiento de lo que acontece, (e incluso ya hasta en lo que hacemos en otros planetas) tan inmediato es el olvido. La imagen y el sonido de la pantalla en el living, que ha reemplazado al diario, la conversación, el libro, poseen la magia de ubicarnos allí, ahora mismo, en el sitio donde ocurren las cosas. Pero como epifenómeno de la velocidad e instantaneidad del suceso, emerge la superposición de los hechos, la multiplicidad de los mensajes, la imposibilidad del observador de almacenar tanta imagen.

Aún cuando estas reflexiones pudieran colisionar con la opinión de quienes se especializan en tales temas, a todo lo dicho se suma la incapacidad de "asombro" que la tecnología ha generado.

No cabe duda que el espíritu de la Ciencia es ayudar al Hombre a conocer las cosas de la Naturaleza. El conocimiento nos ha permitido sobrevivir en ella. Los descubrimientos, utilizar las fuerzas que constituyen su misterio y comprender, durante él intimo lapso de nuestras vidas, cuánto ignoramos. Sin embargo, aún cuando generación tras generación recibimos por acumulación la herencia del conocimiento, no parece haber cambiado la necedad con que no vacilamos en desdeñar las enseñanzas.

Dice con gran ironía Erasmo de Rotterdam: "No es posible decir que sea deplorable aquello que sé deriva de la propia naturaleza del ser, a menos que se crea que hay que compadecer al hombre porque no puede volar como las aves, ni andar en cuatro patas como los cuadrúpedos, ni estar armado de cuernos como el toro. Por el mismo motivo se podría decir que un hermoso caballo es desdichado por que no conoce la Gramática ni come pasteles, y que también lo es e/ toro porque no puede hacer gimnasia, Por consiguiente, del mismo modo que el caballo no es desgraciado porque no conozca la Gramática, así el hombre tampoco lo es porque sea necio, puesto que la necedad hállase conforme con su naturaleza." (6)

Aún cuando en la Obra citada, el pensador medieval decía en burla estas cosas, no cabe duda que de alguna manera definía el tiempo que le tocaba vivir. No podemos menos que expresar asombro, por lo poco que han cambiado las cosas. Porque sin duda al final del Siglo XX y el comienzo del XXI ambos tienen claras muestras de que la necedad sigue siendo una característica de nuestra naturaleza.

Contando con inmensos recursos para lograr la felicidad, he aquí que se malgastan en cosas necias. Pudiendo lograr la generalización del conocimiento, cada día la tecnología inventa nuevas formas de propagarIo. Pero al mismo tiempo lo hace mercancía y reduce las posibilidades de las mayorías de alcanzarlo. A cada instante surge una nueva forma de almacenar lo que sabemos. Cada una de esas formas es cada vez mas cara. La televisión abierta, emite "basura" para obligar a contratar el "cable". Este multiplica los canales y tampoco difunde el conocimiento. Siendo pocos los que acceden al cable, son menos los que participan.

La informática arribó para acelerar la capacidad de almacenamiento del saber y disponer con rapidez de los datos a los que se puede acceder.

Sin embargo, a pesar de que los costos se han reducido desde la aparición de las PC, son pocos los que están en condiciones de tener los recursos para operarlas.

Toda la tecnología tiende a reemplazar al libro. Al papel escrito. Hoy un CD puede contener la Enciclopedia Británica. ¿ Pero cuántos pueden acceder a ella...?

Por otra parte, si sabemos que alcanzar esos estamentos de la tecnología requiere recursos y tiempo, ¿por qué no preparamos a las mayorías para al menos "comprender los beneficios"...? ¿Y cómo hacerlo...? Estimulando la lectura, creando conciencia de su necesidad, por encima de la necedad con la que tratamos el tema.

En tiempos de Erasmo, también existían esas diferencias entre los hombres. Al conocimiento se accedía por obra del privilegio o la iniciativa de los eruditos, que elegían a sus discípulos. Y como "nada nuevo hay bajo el sol" también las apariencias dicen que culmina el Siglo con el triunfo del bien sobre el mal. Pero la educación, tanto como derecho como por necesidad básica, se encuentra en crisis y en el estrecho recurso del reclamo.

Cómo no advertir que pocas cosas han cambiado, cuando leemos en la citada obra: "En verdad que los príncipes, con toda su felicidad, me parecen extremadamente desdichados, por faltarles quién les diga la verdad y porque se ven obligados a tener a su lado aduladores en lugar de amigos". (7') Y para rematar su visión sobre el tema, dice que si bien los reyes no aman la verdad, al menos cuando se las dice el sabio, las recogen con placer cuando están en labios del tonto. "La verdad –se burla Erasmo- en efecto, posee cierta natural virtud de agradar; poro este es un privilegio que las diosas no ha concedido mas que a los necios", (8) A vuelo de pájaro, tal vez el sayo les caiga a pocos. No son tantos los que deciden sobre nuestras cosas y debieran escuchar el clamor de los muchos.

Como grageas de un frasco en el que se encierran secretas panaceas, hemos desgranado reflexiones que procuran hacer pensar. Lo hemos hecho mostrando coincidencias que sin duda son temporales. Desde una crítica al sensualismo del que deriva el individualismo, a la necesidad de ser solidarios por encima de cuanta limitación se tenga. De la necesidad de justicia o la opción relativista que pondrá en crisis la cohesión de la sociedad. (8) Luego, la razón por encima de las pasiones y finalmente, la necedad, que resultaría ser propia de la naturaleza humana, si la ironía de un Erasmo no nos advirtiera del despropósito.

Lo cierto es que nuestros padecimientos de hoy no son esencialmente nuevos. Han cambiado las formas, no el contenido. Lo que implica que nuestra lucha por sobrevivir permanece. Y que la necesidad de pensar es cada vez mas crítica, a pesar de los cantos de sirena que se escuchan hoy, en el Siglo XXI. Si Ulises se tapó con cera sus oídos para no escucharlas, dejó que sus ojos pudieran verlas... Pero con suma prudencia hizo que lo ataran al mástil de su barco. Por las dudas... aunque nada nuevo haya bajo el sol

(1) Novum Organum de Francis Bacon -edic, Orbb X 4. Hyspamérica
(2) lar oh. cit.
(3) "Reflexiones sobre la Justicia" - "Documento de la Conferencia Episcopal Argentina", de la LXXIII Asamblea Plenaria - 26/4/97.
(4) Elogio de la Locura de Erasno de Rotterdam -edic. Orbis S.A. - Hyspamérica-
(5) (6) (7) (8) la ob. cit.



No hay comentarios:

Publicar un comentario